A Clásica

Música e Resistencia I

10659027_449077011926278_565115157776544205_o


Celebración da Reconquista de Vigo.

Con motivo da celebración da Reconquista de Vigo propoñemos empezar o ciclo de concertos da Orquestra Clásica de Vigo con dúas obras que fan referencia a este momento histórico fundamental para a cidade de Vigo. Iniciarase o concerto coa Batalla de Wellington, composta por L. V. Beethoven en 1813, setra­ta dunha obra que fai referencia á batalla de Vitoria da Guerra de Independecia, un momento crucial para a historia de Europa pois é o principio do fin do Imperio Napoleónico.

En segundo lugar representaremos un Te Deum, obra coa que os vigueses e viguesas celebraron o 29 de marzo de 1809 o triunfo fronte ao Cristo de la Victoria. O inicio da guerra e o festexo posterior e loito pos­terior. Con estas dúas obras ponse de manifesto a importancia da música como elemento unificador dun pobo que se levanta contra un invasor.

Ludwig Van Beethoven (1770-1827)

WELLINGTONS SIEG, ODER DIE SCHLACHT BEI VITTORIA.Op. 91 (1813)

-Victoria de Wellington, uo a Batalla de Vittoria –

– Part I: Slacht

Marcia: Rûle Britania

Marcia: Malborough

Slacht – Allegro

Strum-Marsch – Allegro assai

– Part II: Sieges – Symphonie

Intrada – Allegro ma non troppo

Marc-Antoine Charpentier (1636-1704)

TE DEUM -H.146- (1678-1681)

I. Prélude

II. Te Deum laudamus

III. Te aeternum Patrem

IV. Te per orbem

V. Tu de victo mortis

VI. Judex crederis

VII. Aeterna fac cum sactis

VIII. Dignare Domine

IX. In te Domine speravi.

CICLO DE CONCIERTOS «MÚSICA Y RESISTENCIA», PRIMAVERA 2015

10431435_447816812052298_1648551533517679851_nEl Ayuntamiento de Vigo colabora con la Orquesta Clásico de Vigo en el ciclo de conciertos «Música y Resistencia», donde se tratarán las obras de distintos compositores desde un punto de vista temático. Tal y como explicaron en rueda de prensa, el concejal de Cultura, Cayetano Rodríguez y el El hilo conductor que aborda la música como elemento generador de identidad en tres escenarios posibles. Los conciertos tendrán lugar los días 28 de marzo, sábado, en la Concatedral a las 21,00 h; el domingo 5 de abril, en la Iglesia María Auxiliadora, a las 20,30 h en el Teatro Afundación. En los dos primeros casos, la entrada será libre hasta completar el aforo; en el caso del 1 de mayo, se trata de un concierto a beneficio del Banco de Alimentos, por lo que las entradas canxearánse a cambio de donativos la esta institución.

La música, como ocurre con otras manifestaciones artísticas, es un elemento que sirve para unir a un pueblo, esto es debido la que nos vemos reflejados en el arte. La Reconquista de Vigo es un ejemplo para todos los vigueses y viguesas pues representa como ninguno otro hecho nuestra historia de lucha de una ciudad para defender su libertade frente a lo que representa la opresión extranjera, valores que hoy en día seguimos a defender.

Este ciclo de conciertos pretende poner de manifiesto como la música sirve para estos fines comunes. La exaltación del triunfo sobre la opresión externa es uno de los mejores ejemplos, pues no hay celebración sin música. A través de este ciclo de conciertos, la Orquesta Clásica de Vigo pretende ofrecer una lectura distinta de la música con fin de desarrollar una serie de propuestas temáticas que aporten valor añadido a la mera interpretación de las propias obras.

El ciclo comienza el sábado 28 de marzo con dos obras que hacen referencia la este momento histórico fundamental para la ciudad. Se iniciará el concierto con la Batalla de Wellington, compuesta por L.V. Beethoven en 1813, se trata de una obra que hace referencia a la batalla de la Guerra de Independencia, un momento crucial para la historia de Europa pues es el principio del fin del Imperio Napoleónico. En segundo lugar se representará uno Te Deum, obra con la que los vigueses y viguesas colebraron el 29 de marzo de 1809 el triunfo frente al Cristo de la Victoria. Con estas dos obras se ponen de manifiesto a importancia de la música como elemento unificador de un pueblo que se levanta contra un invasor.

El segundo concierto, el 5 de abril, sirve para reflexionar la capacidad de la música como válvula de escape en un momento de dolor y opresión extrema. Una fórmula de empresión fundamental cuando las palabras no sirven. Para eso se pondrá en relación tres obras de distintos momentos, dos de temática religiosa basada en la Semana Santa y el Cuarteto para el fin de los tiempos, compuesta por Oliver Messiaen en 1940-41, tiempo en el que estuvo recluido en un campo de concentración. Una comparativa entre dos temas distintos y distantes en el tiempo pero que sin duda presentan una fuerte conexión.

El ciclo termina el 1 de mayo, con tres obras que representan el mito romántico del triunfo de las ideas tras la muerte, con tres obras de distintas épocas y estilos. La obertura Egmont, compuesta por Beethoven, es el mejor ejemplo de este espíritu. Un conde flamenco que dio su vida por revelarse al Duque de Alba. Más tarde Goethe escribiría una tragedia donde se exaltaría la idea romántica del héroe que da la vida por su pueblo y cuyas ideas triundan tras su muerte. Pero no todo es celebración, tras la guerra siempre sega el luto por los que no regresan, este es el caso de Lee Tombeau de Couperin, que fue compuesta por Ravel a modo de homenaje a sus compañeros caídos en la Gran Guerra, en un intento de expresar que su esfuerzo y su sacrificio no sería olvidado. Para finalizar, la Sinfonía del Nuevo Mundo de A

No te pierdas ningún concierto

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies